Inicio  |  Mapa Web  |                                                                                                                              |  Partidas  |  Estudios  |  Contacto  |

Eleazar Pereiro, pasión polifacética por el ajedrez

Pereiro meditando una jugada ante el tablero, tiene los brazos cruzados y apollados en la mesa. Se ve un reloj de ajedrez antiguo y un mural enorme justo detrás

( Autor : Javier Cordero Fernández - © Ajedrez de ataque )

           El ajedrez, aunque a veces parezca lo contrario, va mucho más allá de la alta competición. Si nos adentramos en ese territorio, podremos conocer interesantes historias de personajes que han quedado sumergidos entre la espesa bruma del paso del tiempo, bruma que podemos disipar de un manotazo investigando con paciencia en polvorientas revistas y recorriendo hemerotecas en busca de su rastro. Ese es el caso de Eleazar Pereiro, jugador que desarrolló su carrera en Málaga y aportó su granito de arena al desarrollo del ajedrez español organizando torneos tan importantes como los Costa del Sol o los Montilla Moriles. Conozcamos, sin más preámbulos, a Eleazar Pereiro Durán:

La pasión por la vida

Caricatura de Pereiro meditando una jugada con la cabeza apoyada en la mano

           El periodo de entreguerras fue una época de dificultades y privaciones, tiempos complicados que dieron multitud de historias de superación y lucha ante las adversidades. La familia de nuestro protagonista puede dar fe de ello, ya que sus padres, originarios de Málaga y Galicia, se vieron obligados a emigrar y buscar su porvenir muy lejos de sus hogares desplazándose a Buenos Aires (Argentina), donde el 19 de Abril de 1915 nació un niño, el mayor de siete hermanos, al que bautizaron como Eleazar.

           Y en Buenos Aires, entre los tangos de Gardel que sonaban sin cesar en la radio, Eleazar conoció el ajedrez observando como jugaban su padre y su tío, dos fuertes aficionados, sin poder imaginar que ese juego se convertiría en la gran pasión de su vida y una fuente de continuas satisfacciones.

           Vida que estaba comenzando a construirse y sufrió un drástico cambio cuando su familia decidió regresar a España, viaje que realizaron a mediados de 1928 para terminar afincándose en Málaga. Y Málaga se convertiría en su hogar, sin olvidar sus orígenes bonaerenses, tierra donde pasó el resto de su existencia y donde pudo crear una extensa familia de 8 hijos (desgraciadamente, uno de ellos, el primero, apenas vivió unas días), a los que se dedicó en cuerpo y alma.

           En los tiempos actuales, donde lo que prima es la especialización laboral, siempre resulta curioso conocer las historias antiguas. Pereiro, al igual que en el ajedrez, se mostró polifacético en el mundo laboral. Siendo apenas un adolescente, comenzó a trabajar junto a su padre, primero llevando la contabilidad de una finca de cultivo y luego colaborando en una empresa de comercialización de vinos. Tras trabajar como visitador médico recorriendo el norte de España sin cesar, decidió seguir la tradición familiar y se dedicó a la venta de zapatos, creando una tienda de calzado infantil (idea innovadora en aquella época). A la vista de tanta actividad, no hay duda de que Eleazar Pereiro encaró la vida con energía y dinamismo, tal y como lo hizo siempre en sus partidas.

           Pero sus inquietudes no se limitaron exclusivamente al ajedrez, durante su juventud también practicó atletismo, fútbol y, sobre todo, ciclismo, deporte en el que llegó a participar en carreras oficiales. Esta afición por el deporte no es de extrañar, ya que en más de una ocasión declaró que, en su opinión, un ajedrecista tenía que estar en óptimas condiciones físicas para poder sacar su máximo potencial ante el tablero.

Foto de varios ciclistas, rodeados de aficionados, en la llegada a meta

24-04-1932. Eleazar Pereiro es el corredor con gafas de aviador sobre la gorra del centro de la fotografía

Carrera con llegada a Torre del Mar, media del ganador: 30 km/h

           También fue muy aficionado a la lectura y a la música, y fue un enamorado de la pesca con caña, la cual llevaba a cabo en las costas del Mediterráneo siempre que tenía ocasión. Cada persona lleva algo de arte en su interior y Pereiro, además de mostrarlo en el ajedrez, permitió que saliese al exterior a través de su afición a la pintura, en la que trató de plasmar la belleza de su nueva tierra: como curiosidad, en el siguiente enlace podéis ver alguno de los cuadros que pintó: entre lienzos y pinceles.

            Con tantas ocupaciones, y sus constantes contribuciones al ajedrez, Pereiro llegó a ser una persona muy conocida en Málaga, motivo por el cual le llegaron a ofrecer la Concejalía de Deportes, puesto que declinó intuyendo que una labor de ese tipo le impediría continuar con su vida tal y como la conocía. Una vez conocida su historia fuera del tablero, es hora de pasar a sus quehaceres en el mundo del ajedrez, que no fueron pocos.

La pasión del jugador

Foto de Pereiro, con gafas, meditando ante el tablero con la cabeza apoyada en una mano

           Es la primera que llega. El que no haya profundizado en el ajedrez no entenderá de lo que estoy hablando, nunca podrá llegar a comprender esa especie de embrujo al que las piezas someten al aficionado que se molesta en conocer en profundidad el juego y todo lo que lo rodea.

           Pereiro emergió como un joven valor del ajedrez malagueño y pronto logró ser el jugador más fuerte de la provincia: sus 6 títulos absolutos de Málaga, así como varios primeros puestos en torneos de menor envergadura, así lo atestiguan. Esto ocurrió en la década de los 40, época en la que consiguió sus principales logros. En 1941 logró el título absoluto de Málaga, éxito doblemente importante ya que le dio la posibilidad de disputar la final del I Campeonato de Andalucía oriental contra el ganador del Campeonato de Almería, que fue Antonio Frías. Y Pereiro logró el mayor éxito de su carrera al derrotar a su rival de forma ajustada, tras sobreponerse a una derrota en la primera partida, de la forma que sigue:

I Campeonato de Andalucía Oriental

25 al 28 de Enero de 1942, Málaga

 

1

2

3

4

Total

  Eleazar Pereiro

0

½

1

1

2.5

  Antonio Frías

1

½

0

0

1.5

           Este título le dio la posibilidad de disputar la Semifinal del Campeonato de España, donde Pereiro naufragó al finalizar en último lugar... parece ser que negativamente influido por causas que nada tuvieron que ver con el ajedrez. Pereiro estuvo en posesión del título durante sólo un año, ya que en 1943 fue derrotado por el propio Frías de forma contundente: 3'5-0'5.

Frías, mirando a la cámara, se enfrenta a Pereiro, concentrado en la partida. Están rodeados por  muchos aficionados.

I Campeonato de Andalucía Oriental. Frías (izquierda) vs Pereiro (derecha)

           Pereiro era socio del prestigioso club de ajedrez Círculo Mercantil, institución que llevaba involucrada en el ajedrez desde hacía muchas décadas: baste decir que en 1927 organizaron unas simultáneas a 8 tableros dadas por el prestigioso maestro Richard Reti, con un resultado de +5 =3; dado el escaso número de partidas me inclino a pensar que fueron unas simultáneas a la ciega. Más adelante perteneció a la Peña Malaguista de ajedrez, club al que acudía a diario, para terminar enrolado en el Club Caja de Ahorros de Málaga, que llegó a ascender a 1ª División del Campeonato de España. Como es lógico, fue una persona muy conocida dentro del ajedrez malagueño, tal y como demuestra la siguiente anécdota: sorpresas te da la vida.

           Los éxitos provinciales siguieron llegando: en 1944 logró el título absoluto de Málaga venciendo en un torneo de 4 jugadores: Ver tabla. Sin embargo, la rivalidad era fuerte en la ciudad y perdió el título en 1945 al ceder en un match ante José Utrera, para volver a recuperarlo en 1946, triunfo que le permitió acudir, por segunda vez, a la fase previa del Campeonato de España. En esta ocasión sí logró rendir a gran nivel en la antesala de la máxima competición española, quedándose cerca de clasificarse para la final al lograr el cuarto puesto: Ver tabla.

           En aquella época, Málaga se estaba convirtiendo en una de las ciudades con más relevancia dentro del ajedrez español debido a los torneos que allí se organizaban, en primera instancia sólo de carácter nacional (desde 1946 a 1952), para pasar a celebrar dos torneos internacionales en 1953 y 1954. Pereiro, como jugador más destacado de la provincia, participó en varios de ellos, sobresaliendo su cuarto puesto en el torneo nacional de 1947: Ver tabla. Los dos torneos internacionales tuvieron distinta repercusión: el primero de ellos sufrió un duro contratiempo a última hora con las bajas inesperadas de Henry Grob y Nicolas Rossolimo, lo que restó fuerza al evento; Pereiro jugó un buen torneo y finalizó en cuarta posición logrando vencer a Ángel Ribera (antiguo subcampeón de España): Ver tabla. Al año siguiente, el torneo sí tuvo un carácter internacional real gracias a la presencia de Prins, Durao y Bakali; en esta ocasión Pereiro no consiguió brillar como en la edición anterior y se tuvo que conformar con el sexto puesto final: Ver tabla.

Pereiro y Pomar concentrados en su partida.

Pereiro vs Pomar, Málaga 1950

           En 1956, por motivos laborales, decidió dejar de competir de forma seria, disputando y ganando su último Campeonato absoluto de Málaga. Desde ese momento, sólo jugó torneos de forma esporádica, destacando su participación en el III Torneo Costa del Sol de 1963 o en el I Torneo internacional de Marbella (a principios de los 70) donde logró el primer puesto llevándose un precioso trofeo llamado "el Sol de oro" (consistía en un Sol de oro que descansaba sobre un ancla de plata), que fue su más preciado galardón. Participó en numerosas competiciones por equipos, de las cuales, desgraciadamente, se ha perdido todo rastro salvo alguna final del Campeonato de España. En el siguiente enlace pueden repasar su palmarés, al menos la parte de la que ha quedado constancia en los medios escritos: Palmarés de Pereiro.

Torneo de Marbella. Eleazar Pereiro recibiendo el 'Sol de Oro' de manos del Sr. Cantos

           A la vista de sus partidas, no es complicado deducir que a Pereiro no le importaba asumir riesgos cuando se sentaba frente al tablero, sintiendo preferencia por el juego abierto y de ataque. Tal vez los finales eran su talón de aquiles, fase del juego en la que se le escaparon muchas partidas que tenía bien encarriladas. Por desgracia, pocas son las partidas jugadas por Pereiro que han llegado hasta nuestros días, las siguientes son las que he podido reunir:

Descargar 15 partidas de Pereiro

           Estos han sido unos retazos que espero sirvan para dar a conocer la faceta de jugador de nuestro protagonista, apartado que cómo en cada artículo de esta web llega a su fin con alguna partida de corte táctico, sabroso alimento del que se nutre 'Ajedrez de ataque':

 

Pereiro - Castro,  Málaga 1949

(VER)

La pasión del organizador

Pereiro posa junto a Gligoric, ambos elegantemente vestidos

Eleazar Pereiro junto al GM Svetozar Gligoric en Montilla

           Como ya sabemos, Pereiro fue abandonando el ajedrez de competición de forma paulatina desde 1956, hasta sólo jugar de forma circunstancial. Pero el ajedrez que llevaba dentro tenía que buscar otra vía de salida y la encontró en las facetas de organizador y dirigente. Pereiro fue nombrado Delegado provincial de ajedrez de Málaga en 1968, cargo que desempeñó durante 10 años y que le permitió emprender diversos proyectos. Muy llamativa fue la tentativa de organizar el match que debía enfrentar a Bobby Fischer y Anatoly Karpov por el título mundial en 1975, para lo cual se escogió la localidad de Marbella y se reunió una bolsa de premios de 10.000.000 de pesetas, la cual, según Pereiro, superaba las cifras manejadas en el match Fischer-Spassky de 1972. Como todo aficionado al ajedrez sabe, el match nunca se llegó a celebrar debido a los constantes cambios que Fischer realizó en las condiciones.

           Sin duda, su contribución más importante fue la organización del torneo Costa del Sol, labor que llevó a cabo desde 1972 (en realidad ya había participado en la organización de las primeras ediciones, aunque no como director), competición decana del ajedrez español en cuanto a carácter internacional. En varias ediciones también fue el árbitro principal, ya que estaba en posesión del título de Árbitro Internacional. Los torneos Costa del Sol fueron muy importantes para el avance del ajedrez en España, se invitaron a fuertes maestros de distintos países y a los más destacados de España, logrando de esta forma que los maestros nacionales pudiesen competir a otro nivel. Además, siempre se buscó dar oportunidades a los nuevos valores que iban surgiendo en España, pudiendo, de este modo, darse a conocer a nivel internacional. La última edición que organizó Eleazar Pereiro fue la de 1980 (el torneo se prolongaría durante 7 años más).

           Pero su contribución como organizador no se limitó al torneo Costa del Sol, también organizó y arbitró las dos primeras ediciones del prestigioso Torneo Montilla Moriles, competición que contó con figuras de primer nivel como Karpov, Gligoric, Spassky, Polugevsky o Kavalek. Con una filosofía distinta a la que imperaba en el Costa del Sol, en Montilla se buscó contratar a maestros contrastados, sin importar su procedencia, por lo que en muchas ediciones los jugadores españoles estuvieron en franca minoría. A continuación podéis consultar la clasificación de todas las ediciones de ambos torneos:

           Como última curiosidad, mencionar que, en calidad de árbitro internacional, dirigió varios encuentros entre las selecciones de Portugal y Marruecos. A la vista de todas estas contribuciones, Pereiro recibió varios reconocimientos a su labor en pro del ajedrez: fue nombrado vocal de la Federación española de ajedrez (FEDA) y la propia FEDA le concedió la medalla de plata al Mérito ajedrecístico. Además, se le rindió un homenaje, después de su fallecimiento, en el 78º Congreso de la FIDE de Antalya (Turquía).

La pasión por el ajedrez... hasta el final

Dibujo de varias piezas del ajedrez. En primer plano un caballo negro real

          Eleazar Pereiro falleció el 10 de Septiembre de 2006, a los 91 años. El ajedrez, que tanto le dio y al que tanto dio, fue su infatigable compañero de viaje y estuvo a su lado hasta el final. Durante sus últimos años su mente se fue apagando paulatinamente debido a una enfermedad degenerativa, aunque aún guardaba un resquicio de luz que le permitió seguir moviendo las piezas por el tablero que tan bien conocía. Eleazar jugaba habitualmente con su hija María Eugenia y lo hacía con total lucidez, corrigiendo los errores que veía en el tablero... para en muchas ocasiones terminar moviendo las piezas de ambos bandos. Durante esos últimos meses sólo pedía dos cosas: jugar al ajedrez y pasar un rato frente al mar, sus dos aficiones favoritas que pugnaban por no desaparecer definitivamente de su mente.

           El ajedrez también le acompañó en sus últimos días, incluso cuando ya estaba ingresado en el Hospital, momento en el que todavía tuvo fuerzas para jugar una última partida que le enfrentó a un enfermero argentino... esa sería su última victoria ante un tablero de ajedrez. Y de esta preciosa manera esta historia llegó a su fin, la historia de una pasión por vivir y de una pasión inagotable por desentrañar los misterios que se esconden entre 64 casillas blancas y negras.

Javier Cordero Fernández

(9 Octubre 2016)

 


BIBLIOGRAFÍA

Hemerotecas: ABC, La Vanguardia, Mundo Deportivo y revista Destino

Revistas: Ajedrez español, Jaque y Ajedrez canario

... y, por supuesto, los recuerdos de María Eugenia Pereiro

AGRADECIMIENTOS

María Eugenia Pereiro me facilitó muchos detalles y fotografías de su padre

Me enviaron valiosa información: Alejandro Melchor, Joaquim Travesset y José Carlos del Arco


 

Tu opinión es importante: Libro de visitas

© Ajedrez de ataque. Todos los derechos reservados