Inicio  |  Mapa Web  |                                                                                                                              |  Partidas  |  Estudios  |  Contacto  |

El gladiador salta a la arena

Imagen en primer plano de un gladiador aclamado por el público

( Autor : Javier Cordero Fernández - Ajedrez de ataque )

El paso de Veselin Topalov por España

           La historia de Veselin Topalov tiene el mismo comienzo que la de muchos otros GM que vinieron en busca de la tierra prometida que suponían los muchos torneos abiertos que se organizaban en España. Pero la tierra prometida no era precisamente el vergel que éstos esperaban, más bien se trataba de un yermo campo de batalla donde no resultaba sencillo sobrevivir. Sí, se organizaban muchos torneos, pero los premios no eran altos ni numerosos y la competencia podía llegar a ser brutal... demasiadas bocas que alimentar y un pan que, aunque sabroso, resultaba insuficiente.

           Sin embargo, España sí parecía un buen destino para jugadores jóvenes que quisiesen mejorar su Elo y su estatus, ya que disponían de muchos torneos donde elegir y tenían la posibilidad de disputar muchas partidas al año. Si los resultados acompañaban, podían subir su Elo con gran rapidez y llamar la atención de los grandes torneos, buscando una rendija por la que colarse en el restringido y casi inaccesible mundo de los torneos de élite.

            En este momento es necesario ponernos en situación: el otoño de1991 está llegando a su fin, Veselin Topalov tiene 16 años, se encuentra en Sofia (Bulgaria) y acaba de subirse a un viejo Citroen junto a su entrenador y amigo Silvio Danailov; por delante les esperan 4.000 interminables kilómetros hasta su meta: el pueblo español de Elgoibar (Guipúzcoa). Elgoibar iba a ser su primer torneo en España y representó su primer gran éxito al lograr el segundo puesto, sólo superado por un inspirado Zenón Franco: Ver tabla. Después vendría una actividad frenética, encadenando un torneo detrás de otro y confeccionando una amplia lista de éxitos.

      

Veselin Topalov y Silvio Danailov en aquella época

           Y la experiencia, aunque exitosa, fue dura. Topalov era poco más que un adolescente y se encontraba a muchos kilómetros de su hogar, deambulando de ciudad en ciudad, de hotel en hotel, dependiendo de sus resultados para poder subsistir, sometido a una gran presión en torneos (en su gran mayoría regidos por el sistema suizo) en los que si cedía en la última ronda podía caer un buen número de puestos en la clasificación. Topalov demostró una gran fuerza mental, cualidad poco común a esa edad, dejando entrever el aguerrido ajedrecista que sería en un futuro, cualidad que le llevaría a escalar las más altas cimas del ajedrez.

            Eran tiempos donde los torneos abiertos se estaban imponiendo, aunque la mayoría se jugaban a ritmo lento. Con el tiempo, fueron apareciendo los abiertos de un día jugados a ritmo rápido, lo que supuso que prácticamente en cualquier ciudad española se organizase un torneo internacional, aunque sólo fuese durante unas horas. Sin duda, se trataba de un formato muy popular ya que permitía que los aficionados pudiesen competir directamente con los Grandes Maestros. Además, los jugadores con un nivel más bajo que los titulados disponían de una oportunidad única para poder participar en varios torneos cada año.

            Topalov no necesitó periodo de adaptación, su rendimiento fue alto desde un principio y en ese nivel se mantuvo durante toda su estancia en España, mostrando una regularidad sorprendente dada su inexperiencia. A continuación pueden ver una recopilación de los resultados de Topalov en España, de los 20 torneos sólo 5 fueron cerrados (aparecen en la lista con el nº de participantes detallado) y el resto fueron abiertos por sistema suizo con gran número de participantes:

AÑO

  TORNEO

PUESTO

PUNTOS

PRINCIPALES RIVALES

1991

  Elgoibar

de 10

6/9

Ubilava, Izeta y Zenón Franco

1991

  Isla de Gran Canaria

de 10

6/9

Korchnoi, Granda y Zenón Franco

1992

  Sevilla

13º

7/9

Oll, Yudasin y Cámpora

1992

  San Cugat

7'5/9

Kolev, Glavina y Danailov

1992

  Palma de Mallorca

7/9

Tukmakov, Ubilava y Suba

1992

  Ibercaja Zaragoza

7/9

Oll, Campora y Vizmanavin

1992

  San Fernando

7'5/9

Rausis, Zlotnik y García Ilundain

1992

  Jerez (rápidas)

7/?

Rausis, Franco y Zlotnik

1992

  Benidorm

6'5/9

Damljanovic, Hebden y Sánchez Almeyra

1992

  Alicante

7/9

Pigusov, Gª Palermo, Eingorn

1992

  Orense

8'5/9

Moskalenko, Zlotnik y Rivera

1992

  Lanzarote

7/9

Morovic, Braga y Todorcevic

1992

  Candás

13º

6/9

Minasian, Spraggett y Azmaiparashvili

1992

  Avilés

8/9

Oll, Damljanovic y Todorcevic

1992

  Ponferrada

7/9

Azmaiparashvili, Ubikava y Damljanovic

1992

  Las Palmas

6'5/9

Vaisser, Larsen y Moskalenkog

1992

  Oviedo (rápidas)

9/11

J. Polgar, Korchnoi, Bareev y Shirov

1992

  Terrassa

de 10

6'5/9

Azmaiparashvili, Gavrikov y Dorfman

1992

  Elgoibar

de 10

6/9

Ubilava, Urday y Danailov

1992

  Isla de Gran Canaria

1º-2º de 10

6/9

Ulibin, Tukmakov y Korchnoi

            En su segundo torneo, Isla de Gran Canaria, logró su 3ª y definitiva norma de GM, lo que le sirvió para lograr el ansiado título: Ver tabla del torneo. Tras esto, Topalov encadenó una buena actuación tras otra, ganando un gran número de torneos y finalizando en todo momento en los puestos de honor. De hecho, en todos los torneos que no pudo ganar finalizó con los mismos puntos que el ganador o sólo a medio punto de éste, con dos únicas excepciones: Candás y Elgoibar (1992), unas cifras muy difíciles de igualar. Y es que la participación en torneos abiertos era complicada, la competencia era feroz (en aquella época en España jugaban maestros tan fuertes como Lembit Oll, Zurab Azmaiparashvili, Daniel Cámpora o Leonid Yudasin, además de los ya afincados en el país como Moskalenko, Strikovic, Kolev, Lalic o Komljenovic, toda una cohorte de curtidos legionarios difíciles de derrotar) y realmente los Maestros se jugaban su resultado en las 3 últimas rondas: un traspiés en una de esas partidas daría al traste con todo. A la inexperiencia de Topalov hay que sumar los aprietos económicos a los que estuvo sometido durante buena parte de su estancia en España; por ejemplo, en Zaragoza optaba al triunfo final en la última ronda, pero se conformó con unas tablas rápidas que le aseguraban cobrar un buen premio. Veamos a continuación las tablas de todas sus victorias en España:

            Su actuación más destacada se produjo en el Torneo Príncipe de Asturias, un Open de rápidas que contó con una increíble representación de jugadores titulados (casi un centenar), alguno de ellos figuras de la élite mundial como Shirov, Kramnik, Judit Polgar o Bareev. Topalov finalizó en 3er lugar empatado con el ganador, Viktor Gravikov, demostrando que estaba listo para competir al más alto nivel. Podéis consultar los datos del torneo en: Open Príncipe de Asturias.

            Las cifras que arrojó su aventura son realmente sorprendentes. En 1992 disputó un total de 177 partidas, casi todas ellas a ritmo lento, una cifra enorme si se tiene en cuenta que un jugador de ajedrez debe dedicar largas temporadas a su preparación. Cuando llegó a España, Topalov ni siquiera se encontraba entre los 100 mejores jugadores del mundo, contando con un elo de 2.460. Un año después había logrado ascender al puesto 17º gracias a un elo de 2.635, pero sobre todo había logrado que los focos del mundo del ajedrez apuntaran hacía su arriesgado viaje.

Topalov en Terrassa 1992

            En algunos lugares se cita que el paso de Topalov por España se prolongó durante 3 años (hasta 1994), aunque eso no es cierto. La aventura española de Topalov, recorriendo el país sin descanso, duró exactamente un año. Durante los años siguientes regresó a España en varias ocasiones para disputar torneos puntuales e incluso terminó estableciéndose en Salamanca.

           La aventura de Topalov resultó un gran éxito, logrando en un año lo que en condiciones normales probablemente hubiese conseguido en varios. Además, la experiencia, dura en muchos aspectos, fue enriquecedora y seguro que influyó en el carácter combativo que siempre imprimió a su juego con posterioridad. Topalov arriesgó y ganó. Curiosamente, más de una década después, Ivan Cheparinov, GM búlgaro y 'delfín' de Topalov, siguió los pasos de su mentor y pasó dos años en España (2004 y 2005); a Cheparinov le costó encontrar la senda del triunfo al principio de su aventura, pero después de un periodo de aclimatación consiguió una gran racha de triunfos.

           Esta es la historia de un maestro, que al igual que muchos otros, probó la arena de los torneos españoles. Sin embargo, el desarrollo de la lucha fue distinto al habitual ya que Topalov no terminó tendido en la arena, manteniéndose en pie ante las acometidas de los demás gladiadores, logrando triunfar y salir muy reforzado del combate. Topalov fue ambicioso y decidió apostar con fuerza por sí mismo, atesorando unas vivencias fundamentales en su vida.

 

Matamoros - Topalov,  San Fernando  1992

Topalov - Gómez,  San Fernando  1992

Topalov - Shirov,  Oviedo  1992

(VER)

(VER)

(VER)

 

 

Tu opinión es importante: Libro de visitas

© Ajedrez de ataque. Todos los derechos reservados