Inicio  |  La Diosa Caissa  |                                                                                                E-mail  |  Correo interno  |

 

La perla de Tallinn

Vista de la fachada de la catedral

Catedral de Tallinn

Chiburdanidze, Maia - Dvoirys, Semen

Cto. URSS semifinal, Tallinn 1980

1.e4 c5 2.Cf3 d6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 Cf6 5.Cc3 a6 6.Ag5 e6 7.f4 Cbd7 8.Df3 Dc7 9.0𢠢 b5 10.Ad3 Ab7 11.The1 Db6 12.Cd5 exd5 13.Cc6 Axc6 14.exd5+ Ae7 15.dxc6 Cc5 16.Axf6 gxf6 17.Af5 Dc7 18.b4 Ce6 19.Dh5 Cg7 20.Ad7+ Rf8 21.Dh6 d5 22.Txe7 Rxe7 23.Te1+ Rf8 24.Dxf6 Rg8 25.Te7 Tf8 26.Ae6 Dxe7 27.Dxe7 fxe6 28.c7 h5 29.Dxf8+ Rxf8 30.c8=D+ Rf7 31.Dxh8 10

Despu閟 de 11...Db6

Visor

 

          Esta partida fue jugada en las semifinales del Campeonato de la URSS, torneo en el que Maia Chiburdanidze consigui finalizar en una m醩 que meritoria segunda posici髇: Ver tabla. Adem醩, detr醩 de esta partida hay una curiosa historia, en la cual el talento tendr un papel primordial.

          Gufeld era el entrenador de Maia Chiburdanidze, 閘 fue el encargado de desarrollar el fabuloso caudal de talento natural de la georgiana. Pero el comienzo de la historia no incluye a Maia, sino a Efim Geller y a Gufeld. Hay que situarse en el Torneo Interzonal de Portoroz (1973), Polugaevsky y Geller se jugaban las dos 鷏timas plazas para el torneo de candidatos. En la partida que les enfrent, Polugaevsky encontr una fuerte novedad en la siciliana que le dio la victoria. Por la noche, Geller y Gufeld analizaron la partida durante horas hasta encontrar un refutaci髇... y vaya si la encontraron, una serie de golpes t醕ticos daban un fuerte ataque a las blancas y las dejaba en posici髇 ganadora.

          La idea de Geller y Gufeld se qued en la nevera durante meses ya que no pudo ser utilizada por ninguno de ellos en partida alguna. Gufeld decidi ense襻rsela a su disc韕ula, pero como la idea no era suya al 100% se la transmiti de la siguiente forma: "Maia, en esta posici髇 las blancas pueden alcanzar sin lugar a dudas una posici髇 superior. No puedo decirte como. Tendr醩 que encontrarlo t sola".

          Al d韆 siguiente Maia encontr la soluci髇 y la aplic en su partida con Dvoirys. Las jugadas que deb韆 encontrar fueron: 12.Cd5!! y 13.Cc6!!. Chiburdanize demostr su dominio del ajedrez t醕tico y su capacidad para analizar variantes con rapidez. El talento engrandece al ajedrez.

 

 

 

 

 

Ajedrez de ataque. Todos los derechos reservados