Inicio  |  Mapa Web  |                                                                                                                              |  Partidas  |  Estudios  |  Contacto  |

Curiosidades - Bloque 10


Revancha... en el billar

Ossip Bernstein       Oldrich Duras

         Oldrich Duras jamás había conseguido vencer en una partida a Ossip Bernstein. Una vez más, se volvieron a cruzar en un torneo y la victoria volvió a caer del lado de Bernstein. Duras, herido en su orgullo, buscó la revancha en otro juego y le comentó a su rival: "Juega usted demasiado al ajedrez; pero ¿practica el billar?". La respuesta fue algo dubitativa: "Un poco". Duras sonrió y propuso lo siguiente: "Entonces para darle alguna ventaja, jugaré con usted al billar con la mano izquierda". Esto animó a Bernstein, que aceptó el reto.

        La partida no tuvo color y supuso una clara victoria para Duras, que al fin había conseguido derrotar a Bernstein... la explicación llegó de inmediato cuando Duras confesó: "¿Sabía que soy zurdo?".


Petar Trifunovic

         En una de sus participaciones en el torneo de Bled, el GM Petar Trifunovic tuvo una experiencia en la que vio peligrar su vida.

         Durante uno de los descansos del torneo, Petar decidió hacer una excursión a la montaña. En un momento del paseo llegó hasta unas bellas cataratas y decidió fotografiarlas. Para conseguir un mejor plano empezó a saltar de roca en roca, hasta que resbaló en una de ellas y calló al agua, siendo arrastrado por la fuerte corriente que le empujaba contra las rocas.

         Por fortuna, Trifunovic era un excelente nadador y consiguió nadar hasta la orilla en un esfuerzo sobrehumano. Lo sorprendente es que en semejante situación cercana a la muerte, Petar tuvo el ajedrez en su mente: "!Lo más curioso en aquel trance fue pensar si se jugaría la ronda siguiente, caso que hubiese muerto ahogado!".


El comienzo de la guerra fría

Bandera URSS      Bandera Estados Unidos

         El año 1945 fue el primero de la posguerra y además trajo un enfrentamiento ajedrecístico histórico. Las dos grandes potencias mundiales (a nivel político) se enfrentaron en el tablero en un match por radio. Encuentro que iba más allá del deporte, fue tomado como una nueva lucha entre dos formas de entender la vida totalmente irreconciliables.

         Los soviéticos se impusieron por 15'5 - 4'5, estrepitoso resultado que desató la euforia en el país comunista, tanto, que su dirigente, Josef Stalin, se saltó todo tipo de protocolo y felicitó a sus jugadores con una nota que llevaba escrito: "Bravo, chavales". Además, el embajador estadounidense en Moscú invitó a los jugadores soviéticos, en calidad de huéspedes, a presenciar la película 'Casablanca', en reconocimiento al extraordinario juego desplegado en el match.


Wilhelm Steinitz

         Esta anécdota muestra el enfrentamiento entre dos personalidades muy fuertes, la de Wilhelm Steinitz y la de Joseph Henry Blackburne.

         Steinitz tenía la mala costumbre de escupir durante las partidas con la intención de molestar y desconcentrar a sus rivales, llegando a hacerlo directamente contra su contrincante. Blackburne, todo un caballero británico, no pudo soportar tal afrenta y decidió tomarse la justicia por su mano arrojando a Steinitz por la ventana. Por fortuna la partida se estaba jugando en un primer piso y Steinitz salió indemne del altercado.

Joseph Henry Blackburne


Mikhail Botvinnik

         Mikhail Botvinnik siempre se caracterizó por ser un rival extremadamente difícil de vencer y por tener una fuerza de voluntad inquebrantable.

         Viacheslav Ragozin era el segundo de a bordo de Botvinnik y además un gran amigo suyo. Cada vez que ambos jugadores se enfrentaban en una partida, Ragozin salía perdedor, a pesar de haber disfrutado de posiciones ganadoras en varias ocasiones. La amistad que les unía poco valía en esos momentos, Botvinnik no tenía piedad cuando se sentaban frente a un tablero. Por eso, un día, Ragozin le regaló a Botvinnik una estampilla de diagramas de ajedrez con la siguiente inscripción: "Un amigo, aunque una boa para su amigo-conejo"... hay amistades que matan.

Viacheslav Ragozin


 

Tu opinión es importante: Libro de visitas

© Ajedrez de ataque. Todos los derechos reservados