Inicio  |  La Diosa Caissa  |                                                                                                E-mail  |  Correo interno  |

 

La muralla infranqueable

Muralla de Avila al atardecer

Petrosian, Arshak - Hazai, Laszlo

Schilde 1970

1.c4 g6 2.Cc3 Ag7 3.d4 Cf6 4.e4 d6 5.f3 e5 6.d5 Ca6 7.Ae3 Ch5 8.Dd2 Dh4+ 9.Af2 De7 10.0𢠢 00 11.Ae3 f5 12.Ad3 f4 13.Af2 Af6 14.Cge2 Ah4 15.Ag1 Ad7 16.Rb1 b6 17.Cc1 Cc5 18.Ac2 a5 19.Axc5 bxc5 20.Aa4 Axa4 21.Cxa4 Tfb8 22.Dc2 Rh8 23.Td3 Tb4 24.Ta3 De8 25.Cd3 g5 26.h3 Cf6 27.Tc1 Rg7 28.b3 Cd7 29.Dd2 Tb7 30.Cdb2 Cb6 31.Ra1 h5 32.Cd1 Cxa4 33.Txa4 Tb4 34.Cc3 Dc8 35.Cb5 Ag3 36.De2 Rf6 37.Tb1 Re7 38.a3 Txa4 39.bxa4 Rd8 40.Cc3 Tb8 41.Tb5 Txb5 42.axb5 Da8 43.Ca4 Da7 44.Ra2 Rc8 45.Db2 Db6 46.Cxb6+ cxb6 47.h4 gxh4 48.Dd2 h3 49.gxh3 h4 50.Rb3 Rb7 51.Ra4 Ra7 52.Dg2 Rb7 53.Db2 Ra7 54.Dc2 Rb7 55.Dc3 Ra7 綎

Despu閟 de 45.Db2

 

              El sacrificio de esta partida es distinto a otros ya publicados en esta web. Se entrega la dama por un caballo con la 鷑ica intenci髇 de cerrar cualquier tipo de hueco por el que pueda pasar la dama rival. El ajedrez es tan bello que permite situaciones como esta, donde se tiene una gran ventaja material, pero no se dispone de espacio para poder materializarla. La verdad es que la situaci髇 de las negras no era buena, su alfil era pr醕ticamente in鷗il ya que los peones rivales estaban situados en casillas blancas, por eso Hazai ide esta trampa para apuntarse el empate de forma tan imaginativa.

              Hay que mencionar que el jugador que llevaba las blancas no era el ex-campe髇 del mundo Tigran Petrosian, sino su compatriota Arshak Petrosian.

 

 

 

 

 

Ajedrez de ataque. Todos los derechos reservados

Volver