Inicio  |  La Diosa Caissa  |                                                                                                E-mail  |  Correo interno  |

 

 Mejores partidas

'Viento del pueblo'

Mikhail Tahl

Tahl, Mikhail - Gulko, Boris

A駉 1969

1.e4 c5 2.Cf3 d6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 Cf6 5.Cc3 e6 6.f4 Cc6 7.Ae3 Ae7 8.Df3 a6 9.0𢠢 Dc7 10.g4 Cxd4 11.Axd4 e5 12.fxe5 dxe5 13.Dg3 Cxg4 14.Ae2 Da5 15.Axg4 exd4 16.Cd5 Dxa2 17.De5 Da1+ 18.Rd2 Da5+ 19.b4 Dd8 20.Thg1 f6 21.Ah5+ Rf8 22.Txg7 fxe5 23.Tf7+ Re8 24.Txe7+ Rf8 25.Tf1+ Rg8 26.Tff7 10

Despu閟 de 21...Rf8

Partidas como esta pueden alcanzar el rango de poemas. Y qu mejor poeta que un mago del b醠tico

 

          Los dirigentes de la antigua Uni髇 Sovi閠ica ten韆n una premisa muy clara: llevar el ajedrez al pueblo. Consideraban que este juego reportar韆 grandes beneficios al que lo practicase, sobre todo a los m醩 j髒enes. Por eso decidieron introducirlo en las escuelas y darle una gran publicidad, catapultando a los grandes maestros al nivel de estrellas. Los m醩 peque駉s quer韆n emular a sus grandes 韉olos y para ellos se crearon los 'Palacios de pioneros', lugares donde pod韆n recibir clases de ajedrez a cargo de monitores especializados, siempre fuera del horario escolar. Por dichos palacios pasaron los que ser韆n futuras estrellas de este deporte como Tahl, Spassky, Stein, etc.

           El ajedrez estaba en la calle y varios de sus artistas jugaban por y para el aficionado, tratando de agradar, siempre que pod韆n, al p鷅lico. No es un secreto que Tahl siempre se posicion del lado de estos 鷏timos, lo cual no deja de sorprender en un jugador que fue campe髇 del mundo en un deporte donde lo que prima es la victoria y nada m醩 que la victoria. En ciertas ocasiones Tahl realizaba jugadas con las que pretend韆 sorprender al p鷅lico, cautivarlo, con acrobacias sin red en posiciones complicadas donde no le importaba asumir toda clase de riesgos. Podemos decir que Tahl jugaba para el pueblo, reflexi髇 que me permite conectar con otra figura emblem醫ica: el poeta Miguel Hern醤dez, el cual escrib韆 para el pueblo con la misma pasi髇 que Misha aplicaba a sus partidas.

           La conexi髇 entre estas dos figuras se puede condensar en uno de los escritos m醩 populares del poeta: Viento del pueblo, del que pueden leer un extracto a continuaci髇:

 

Miguel Hern醤dez

"Los poetas somos viento del pueblo: nacemos para pasar soplados a trav閟 de sus poros y conducir sus ojos y sus sentimientos hacia las cumbres m醩 hermosas. Hoy, este hoy de pasi髇, de vida, de muerte, nos empuja de un imponente modo a ti, a m, a varios, hacia el pueblo. El pueblo espera a los poetas con la oreja y el alma tendidas al pie de cada siglo"

Miguel Hern醤dez 

 

           Cuando le estos versos r醦idamente me vino a la mente el juego de Mikhail Tahl, cada palabra del texto parece amoldarse a la visi髇 que Tahl ten韆 del ajedrez y el fin 鷏timo de sus partidas: crear belleza. El ajedrez, como la poes韆, tiene un amplio componente art韘tico que suele aparecer cuando se escoge el camino m醩 complicado, en ocasiones huyendo de una c髆oda y r醦ida victoria, pero a la vez el m醩 hermoso y placentero.

 

 

 

 

 

Ajedrez de ataque. Todos los derechos reservados

Volver